27.4.15

Nota de Demasiado Cortas Las Piernas

DEMASIADO CORTAS LAS PIERNAS.
Es un caleidoscopio de puesta escénica que se planta de una forma muy original y atractiva; es la polémica de dogmatizar los temas que constantemente la sociedad insiste en hacer complejos, en callar y unificarlos a un sólo pensar: no pensar. Una puesta que tiene su origen en el Encuentro de la Dramaturgia Contemporánea (Alemania, Suiza y Austria) “THEATERWELT 2014″.

Una dramaturgia que obliga al debate de lo que no se habla por una normatividad aparente implantada por la sociedad. ¿Cuál es el significado real de lo que hay entre las piernas de una mujer?, como primer pensamiento. El estigma como yugo que pellizca y cercena lo que “debe ser” cuando no debe, el tiempo violado que llega cuando la niña está irreconocible, a través, de las mentes atormentadas y contaminadas que prefieren el olvido en el espejo de las lamentaciones.

Un amor convertido en exceso, el abuso de un padre hacia su hija y las consecuencias en una deconstrucción en ese arco del silencio de no poder decirlo. Una serie fragmentada visualmente acompañada de notas musicales melodramáticas y tintes de humor que interpela al público asistente sobre la doble moral; lo que se nos dice que está bien, lo que se nos dice que es por amor. Esa palabra totalmente violada y que en su nombre se lleva a cabo las peores aberraciones en el último de los infiernos. Tan culpable es quien lo lleva a cabo, quien lo permite. Madre sólo hay una, pero hay unas que llevan el sello del demonio como engendro, que te atrapa en un zoológico de caricias en un texto fragmentado que lo hace grande y complejo.

Actores músicos que colocan la cereza para moldear la complejidad del texto, convirtiendo sus actuaciones en personajes abstractos y por momentos sin movimiento, con unas pupilas desorbitadas a punto de morir, quizás, porque ya lo están.

La valiosa aportación de David Gaitán en la dirección hace de la puesta escénica un laberinto mental de claros oscuros que te mantiene al filo sin parpadear y mostrar una vez más el poder sobre el débil en el nombre del amor. La escenografía y el vestuario provoca la sensación de imágenes a sepia rasgadas y situadas en un pasado y que retiembla en un futuro próximo de emociones comprimidas por lo excesos del ser humano donde las piernas quedan demasiado cortas para alcanzar una salida en ese cubo traslúcido donde las sombras bailan con máscaras estáticas, cual títere, al compás de una nota musical triste.

“Demasiado Cortas las Piernas”, es una puesta valiosa para debatir y que cierra telón en el Centro Cultural del Bosque (teatro el Granero). Una puesta bien armada, bien actuada y bien fundamentada que se va de gira y en espera de que muy pronto regrese a programación.

De Katja Brunner. Direccion: David Gaitán. Dramaturgista: David Jiménez Sánchez. Actúan: Myrna Moguel, Cecilia Ramírez Romo, Verónica Bravo, Harif Ovalle. Traducción: Carla Imbrogno. Diseño de escenografía y vestuario: Mario Marín del Río. Iluminación: Sergio López Vigueras. Y, a todo el equipo que colaboró en está puesta escénica.

texto/imagen: © alfredomillan/rolatuarte 2015.

 









No hay comentarios:

Publicar un comentario